Editorial NPL
Edición 24


Enviar Artículo La defensa moral del capitalismo
1 de febrero 2005

Ismael Sambra
Por Ismael Sambra
ismaelsambra@nuevaprensalibre.com

Join NPL mailing list  para recibir los editoriales y artículos importantes

Lo que funciona es lo que prevalece. Nada en la historia de la humanidad ha perdurado en contra de los principios que rigen la evolución y el desarrollo. La capacidad que tiene la filosofía del capitalismo de adaptarse a las prácticas económico-sociales le ha dado la posibilidad de prevalecer independientemente de los errores y de sus acérrimos enemigos y detractores. Si no ha sido el mejor modelo para el bienestar de la humanidad, al menos, ningún otro modelo lo ha sustituido y mucho menos superado.

El fracasado modelo comunista que intentó llevar su teoría a la práctica, quedó atrás, aunque algunos persistan en regenerarlo con sutiles mascaradas oportunistas. La esencia del Capitalismo, por el contrario, que saca de la práctica sus postulados, sigue adelante. ¿Cuál es la razón que lo empuja y lo hace superior a pesar de los atrincherados -muchos de ellos en la izquierda comunista?

Es sin dudas, la Libertad. Democracia y Capitalismo marchan juntos como la más armónica combinación de estructura y superestructura en toda civilizada sociedad. Y en esto saca siempre ventajas, frente a los extraños engendros que intentan mezclar ahora Capitalismo con totalitarismo, como China, Corea del Norte, Viet Nam y Cuba.

Las prácticas del Capitalismo surgen espontáneamente y se reajustan frente a las exigencias y leyes del mercado. Tienen el don de resanar por sí mismas sus heridas y podar sus ramas secas o improductivas. La iniciativa privada es su mejor tonificante.

La competencia contribuye a la calidad de cada saneamiento o cura cronometrada. Es un proceso cualitativo que a corto o mediano plazo redunda en beneficio de la colectividad.

¿Pero qué pasa con los capitalistas que en su afán de riquezas negocian hasta con el enemigo?
Los capitalistas entienden mucho de rendimiento, de productividad; pero muy poco de ideologías y de la defensa moral del sistema que los promueve y protege por naturaleza, al promover y proteger la propiedad privada como principal cimiente para la producción.

Por ese vacío ideológico es que los capitalistas invierten en China, North Corea, Viet Nam y Cuba, últimos rezagos del comunismo, invierten en países que por su esencia ideológica los desprecian. Parece que contra esto no hay embargo que los haga entender, pues lo burlan para dar oxígeno con sus inversiones a sus juramentados verdugos. Los pueblos olvidan fácilmente sus tragedias y muchos capitalistas parecen olvidar que fueron víctimas de confiscaciones y que perdieron todo cuando estos regímenes tomaron el poder. La "Defensa moral del capitalismo" se impone, como sistema que los promueve, que los genera. Pero más bien muchos actúan en su contra, sin entender que en esto se juegan la propia existencia. Y los trasnochados comunistas al borde del abismo se aprovechan de este vacío ético para sobrevivir y esperar el momento de la revancha. Afortunadamente ahora son menos y el tiempo se les acaba.  

¿Y qué decir de los países que les hacen el juego? Las políticas erradas y contrapuestas de muchos gobiernos cargan su parte de culpa. Canadá, por ejemplo. Mientras condena las violaciones de los derechos humanos en Cuba, establece su llamada "Relación constructiva" donde compañías como la Sherry descubren y explotan níquel y pozos petroleros y por unos dólares más se vuelven viles cómplices en la explotación de cubanos indefensos, controlados y mal pagados por su régimen.

La Unión Europea hace otro tanto. Después de castigar a Castro durante dos años por el encarcelamiento de los 75 más renombrados líderes disidentes, vuelve al supuesto diálogo con un sordo que no quiere oír, y se muestra más desesperada que el propio Castro en el restablecimiento de las relaciones, después que logró la liberación simbólica de algunos prisioneros políticos en lugar de todos como había condicionado inicialmente para la ayuda económica.

Estados Unidos, abanderado luchador contra el comunismo, también ha contribuido directa o indirectamente al sostenimiento de sus enemigos. La política de comercio favorecido con China se contrapone a la política de embargo usada con Cuba. Y nos preguntamos, ¿por qué la diferencia frente a regímenes que se definen con la misma esencia ideológica? Ambas políticas en sus extremos han dado funestos resultados, precisamente por eso, por ser políticas extremas.

Ahora USA está afrontando las consecuencias frente a los capitalistas que presionan para invertir en Cuba y frente al peligroso crecimiento de China impulsado por los capitalistas.

China, declarada por USA como nación preferencial para el desarrollo, se le convierte poco a poco en un bumerán. Con el aliento capitalista recibido, el gobierno chino declaró recientemente que está listo para volver a ser el imperio que antaño fue, antes de ser literalmente arruinado por la centralización comunista. Sin dudas, China es "Un Franquestein made in USA", y el final de esta historia ya lo sabemos, ya sabemos lo que hace el monstruo con su creador.

De esas contradictorias "presiones" estos regímenes se burlan. Cuba, después de hacer ciertas obligadas concesiones a la inversión capitalista, ahora vuelve a la inoperante centralización de su economía, con sólo recibir unas gotas de oxígeno, para luego seguir echándole la culpa al embargo americano de su inevitable desastre. Parece un estilo de estos déspotas autodeclararse enemigos de los Estados Unidos. Es un truco manido culpar y atacar al "imperialismo yanqui" para que los envidiosos de la riqueza ajena, esos que quieren arrebatarlas en lugar de producirlas, se sumen. La Venezuela de Chávez es el más claro ejemplo y quizás la Argentina de Kirchner siga esos pasos. Es como declararse enemigo de la vaca y alimentarse de su leche. ¡Tamaña ingratitud! Es como tomar el fruto y la sombra del árbol mientras trituramos sus raíces.

¿Qué se puede hacer frente a esta gran hipocresía? La lucha es dura, más dura cuando se lucha contra enemigos y traidores, sobre todo cuando son más los traidores que los enemigos.

Y mientras tanto los últimos déspotas comunistas o no comunistas sobreviven burlándose de todos, recibiendo de algunos "enemigos" lo que le quitan otros.

Sabemos que los intereses económicos marchan por encima de los intereses políticos y que el fracaso del comunismo radicó además por haber hecho lo contrario. Confiemos entonces en que de todos modos el triunfo seguirá siendo nuestro por el amor que se desprende y suma voluntades y corazones, por la inclinación natural que tiene el hombre hacia la libertad, frente a cualquier variante o formas modernas de esclavitud.

Join NPL mailing list  para recibir los editoriales y artículos importantes

Editoriales Anteriores (por Ismael Sambra)
Conciliación en lugar de confrontación    Cultura electoral
El virus del comunismo   El derrumbe final
Defender la democracia, obligación
de todos
  El triunfo de vivir en democracia
Romper el miedo, crucial determinación   El comunismo tiene su gente
La diplomacia favorece a los gorilas   Respetemos el dolor de la nación
El esnobismo y las telenovelas   ¿Hasta dónde habrá que tolerar al atrevido?
La desinformación abruma    Venezuela frente a su nueva batalla
Los frustrados enemigos de la democracia   Efectos de la presión sobre la dictadura cubana
El terrorismo con su doctrina fatal   Luchemos contra la impunidad 
  Irak en las puertas de la democracia
  Prohibido Olvidar
  Sordos y ciegos que no quieren oír ni ver
  Paz y libertad para los Venezolanos
   
   
   

 

Arriba

Suscríbase