Editorial NPL
Edición 14


Enviar Artículo ¿Hasta dónde habrá que tolerar al atrevido?
2 de septiembre 2004

Ismael Sambra
Por Ismael Sambra
ismaelsambra@nuevaprensalibre.com

Join NPL mailing list  para recibir los editoriales y artículos importantes

Muchos, demasiados son los acontecimientos lamentables para un solo Verano cuando de atentados a la libertad, a la democracia y a la dignidad se trata. México por un lado, España por otro, la Unión Europea, Estados Unidos, El Salvador, Urugüay... y ahora Panamá, entran en la lista de los países y gobiernos insultados por el más viejo dictador del hemisferio, el cual en el colmo de su atrevimiento confesó haber exportado su guerra terrorista a la mayoría de los países de América para ensangrentarlos y enlutarlos.
De los títulos que intenté ponerle a esta tragicomedia americana de más de cuatro décadas de duración, me quedé con éste: Escándalos de un patriarca en su Otoño, en homenaje a su protagonista indiscutible: Fidel Castro.

Este déspota ataca cuando los gobiernos y los países no hacen lo que a él le viene en gana. A él no le importa fajarse con el mundo entero, porque en definitiva el pueblo paga y la miseria es su estrategia de gobierno. Además sabe que los que le quitan unos se lo dan otros hasta concientemente y que sus enemigos nunca se pondrán de acuerdo en eso de unirse para eliminarlo, porque los intereses y los asuntos económicos son demasiado importantes en ese mundillo raro de negocios capitalistas que le vende provisiones hasta al diablo aunque sepan que nunca les va a terminar de pagar, porque además lo ha dicho descaradamente: "las deudas son impagables."

Así México, después de haber sido reiteradamente vapuleado y ofendido rompe relaciones, aunque luego las restablece casi de inmediato. Y no nos asombremos, pues en España ya el nuevo gobierno habla de reanudar el diálogo y propone a la Comunidad Europea que lo haga. Incluso en Estados Unidos, hay sectores que piden establecer las conversaciones para romper el hielo del bloqueo, y todo esto pese a los insultos, pese a los presos políticos, a los fusilamientos, a las reiteradas violaciones de los derechos humanos del escandaloso dictador.

¡Qué manera de creerse este personaje histriónico que todos tienen que soportar sus destemplanzas! ¡Qué manera de ofender, de exigir, de insultar hasta decirle a todo un grupo de países "lame botas de los Estados Unidos"! ¡Qué manera de que muchos miren hasta con cierta indiferencia y quizás temor las bravuconadas del déspota que se cree dueño del mundo, que se cree que todos tienen que pedirle permiso para actuar. Si lo soñó se lo creyó y como tal actúa. O mejor dicho, si actúa así es porque el mundo democrático y la hipocresía política se lo permiten. Y esto es un mal ejemplo para la estabilidad, porque si éste, que no tiene un centavo para chantajear lo hace, qué no será capaz de hacer su discípulo Hugo Chávez con una Venezuela como quinto exportador mundial de petróleo. Allá llegaremos y no os asombreis de nada.

Es increíble, incomprensible, inaudito y por eso duele más.
Señores presidentes, señores amantes de la libertad y la democracia, entiéndanlo de una vez: no se puede gobernar sólo para su tiempo de mandato sino también para los elegidos del después; no se puede dialogar ni con el estafador, ni con el violador, ni con el asesino que quiere poder.
Al menos la presidenta Mireya Moscoso es de los que saben esto y se paró firme frente al chantaje de Castro y su amenaza de romper relaciones para tratar de frenarla en su intención de indultar a los cuatro anticastrista enjuiciados en Panamá. Sin embargo, pelearse con el deudor implica perder el cobro de la deuda y ese también es el escudo de este avieso personaje que ha visto pasar a presidentes que lo han condenado y a sucesores de éstos que lo han aplaudido.

Sí, mientras el dictador fustiga a su antojo a los que disienten de su política dentro y fuera del país, muchos demócratas hablan de relaciones, de ayuda, de reconciliación, de diálogo con el enemigo en detrimento de la defensa moral del capitalismo. Pero ¿qué insensatez es ésa de darle la mano a nuestro verdugo? Por eso los cataloga de blandengues y timoratos, de sistema condenado a desaparecer frente al terror, la intolerancia y la intransigencia comunista.

Señores presidentes, no sean tan pendejos. No usen el lenguaje académico de la diplomacia frente al lenguaje chanchullero del dictador y sus más fieles lacayos. No se dejen embaucar y chantajear. Hagan uso de sus armas, al menos de ésas enraizadas en la dignidad y el coraje de los héroes que murieron defendiendo la libertad y la independencia del país que ustedes representan.

Aprendan de esos que sí le han "cantado las cuarenta" al atrevido, como hizo el presidente de El Salvador Francisco Flores en plena X Cumbre Iberoamericana, donde el déspota firmó acuerdos de respeto a la libertad y a los derechos humanos para luego hacer todo lo contrario. También tuvimos a un Carlos Menen en Argentina respondiéndole de frente tal y como recién lo hizo la presidenta Mireya Moscoso en Panamá. Aunque esto parece el cuento de nunca acabar, porque el nuevo gobierno panameño ya habla de volver a las normales relaciones con el sátrapa caribeño. Y de eso se aprovecha también el malandrín para seguir con la guapería en ese jueguito de rompe y empata contra la paciencia de los hombres dignos y las tonterías de los que lo toleran pero no lo tragan.
Mientras los pueblos sufren las consecuencias, estos tontos dicen que eso es así, que así es la política y la diplomacia y de esto se ceba el verdugo y desde esto es que comienza la gran equivocación.

Join NPL mailing list  para recibir los editoriales y artículos importantes

Editoriales Anteriores

Arriba

Suscríbase