Editorial NPL
Edición 11


Enviar Artículo Luchemos contra la impunidad 
16 de julio 2004

Ismael Sambra
Por Ismael Sambra
ismaelsambra@nuevaprensalibre.com

Join NPL mailing list  para recibir los editoriales y artículos importantes

Los regímenes dictatoriales se caracterizan por cometer numerosos crímeres con absoluta impunidad frente a la parcial o total pasividad de las naciones que han alcanzado más desarrollo económico, politico y sacial, y frente a las más consolidadas democracias. Con sus enfrentamientos se escudan en el argumento de no estar dispuestos a permitir ingerencias en los asuntos internos de la patria, en los asuntos internos de la nación que subyuga y humilla. Las tiranías de derecha fueron y son muy vulgares, pero las de izquierda que aún subsisten han sofisticado sus métodos propagandísticos y se defienden atacando. Saben muy bien utilizar su papel de víctima frente a los imperios de leyes económicas y democráticas que rigen en el mundo, para justificar y hasta ocultar sus acciones abusivas contra el pueblo. El Castro-comunismo es un exponente bien claro en tal sentido.

En el recuento de impunidades y atrocidades cometidas, hay dos fechas que no debemos olvidar en Cuba: una es el 13 de Julio de 1994 y la otra es el 24 de Febrero de 1996.

¿Que pasó el 13 de Julio?
Una lancha con más de 60 pasajeros entre adultos y niños zarpó del puerto de La Habana clandestinamente para tratar de escapar de la Isla-Cárcel que es Cuba. Los lacayos del régimen se dieron a la tarea inescrupulosa de hundirla y lo consiguieron matando a la mayoría de los fugitivos. Ocho años después el crimen sigue sin castigo a pesar de las constantes denuncias del hecho y los intentos de procesarlo, a pesar de que las principales organizaciones que defienden los derechos humanos en el mundo, lo han repudiado y condenado.

¿Qué pasó el 24 de Febrero?
Dos avionetas civiles de la organización Hernanos al Rescate, destinadas a rescatar náufragos en el Estrecho de la Florida, fueron derribadas por aviones de combate de Fidel Castro matando al instante a sus 4 tripulartes. Esto fue catalogado como un acto deliberado en los momentos en que se iniciaba el debate entre el Senado y el presidente Clinton para la aprobación de la ley que arreciaba el embargo económco a Cuba. El resultado no se hizo esperar y la medida fue inmediatamente aprobada. De Fidel Castrro haber tenido interés en la eliminación del embargo no hubiera derribado las avionetas en aguas internacionales según quedó demostrado.

A Fidel Castro no le importa el embargo económico de la nación más poderosa del planeta mientras tenga a otros países como Canada para negociar. Todo lo contrario lo provoca constantemente y lo cita para justificar su descalabro económico y político, para justificar su bloqueo interno a todas las libertades del país, incluyendo la libre empresa al prohibir a los cubanos la iniciativa privada. No quiere nada independiente. Confiscó nuevamente los pequeños negocios que había autorizado. Quitó nuevamente las licencias, porque la represión es su arma predilecta y la miseria su estrategia de gobierno.

Join NPL mailing list  para recibir los editoriales y artículos importantes

Editoriales Anteriores

Arriba

Suscríbase